Poesía y Narrativa en andas

Arte verbal

Archivo del autor

RICARDO RUBIO (Buenos Aires), poemas

Posted by epanadiplosis en 28 febrero, 2019

 

Ricardo Rubio

RICARDO RUBIO (Buenos Aires), poemas

 

Ricardo Rubio nació en Buenos Aires en 1951. Doctor Honoris Causa en Kiev. Es poeta y narrador, publicó también ensayo y teatro. Estrenó once de sus obras teatrales en Buenos Aires y provincias; una de ellas en Madrid. Fue Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores Filial OB (Período 2007-2010), y en 2010 se le otorgó el carácter se Socio Honorario. También fue Secretario General de la Asociación Americana de Poesía (1999-2002), de la que fue co-fundador. Lleva publicados cuarenta libros entre poesía, narrativa, ensayo y traducciones. Dirige el Grupo Literario La Luna Que desde 1980. Dirigió las revistas La Luna Que, Tuxmil, Universo sur (Bilingüe italiano-castellano, con Antonio Aliberti), entre otras. Su poesía y ensayos han sido traducidos parcialmente al italiano, francés, ruso, inglés, alemán, rumano, búlgaro, catalán, albanés, serbio, árabe, mandarín, polaco, hindi, portugués y gallego. Sobre su obra, Graciela Maturo ha publicado “La palabra revelatoria: el recorrido poético de Ricardo Rubio”, con breve antología de los poemas citados (Ed. Sagital, 2004 y 2015); “Poetas sobre poetas III”, ‘Acerca de Ricardo Rubio’ por Jorge Oscar Bach. Es socio de la SEA (Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina), de la International Writers Association “Pjetër Bogdani” de Pristina, Kosovo; del Movimiento Poetas del Mundo; de la Red Mundial de Escritores en Español: REMES, entre otras. Obtuvo numerosos premios y reconocimientos en poesía, narrativa y dramaturgia. Es invitado habitualmente a Festivales Internacionales de Poesía en distintos continentes. Ha sido miembro de jurados de poesía y cuento en el país, en México y España.

 

———

Todos los pasos conducen
al interior de una casa

 

He vuelto a la casa única del tiempo
a revisar sus ventanas,
a controlar el gozne y las presencias,
a buscar el ruido simple de los grifos
y el carbón ardiente en los braseros.

Vine a proponer una tregua a los balcones
atento a la solicitud del aire.
Fui hacia el destino,
pero regresé
porque desde adentro lo llamaban.

Elevando la mirada hacia los astros,
el corazón busca la luz del infinito
y la razón de la brevedad.

El alma, ávida y perpleja,
simula dormir mientras canta.

——

 

Hay una emoción que no basta
para decir los días o llenar las noches

 

Miro las fallebas, los zócalos,
el bisel antiguo del espejo.
Toco apenas el borde de las cosas
y siento los colores de otros tiempos latiendo
en el tacto.

Hay caricias que acuden a la cita,
voces que reclaman sueños que aún susurran
con memoria de sangre en las uñas,
y que esperan.

—Guardé los vientos,
la salud del laurel,
el saco de pana.
Guardé el largo sol,
el encanto de la estiba
y la absurda disposición del orden.

Guardé los cuadros, los plumeros,
los desánimos
y quise reunir el sol y las estrellas.

—Guardé este cuerpo innumerable,
millones de siglos embarcado
en el tul de las especies,
este rincón de carne incierta,
de corazón ardido a dentelladas
en los otoños del miedo.

—Guardé el crepúsculo
y los cantos de la aurora
para que la luz me despierte.

 

———

 

Nada sabemos salvo el desencuentro

Simulo distracción mientras agito otro tiempo.
El alma se inflama con la luz de la mañana.
Cierro los ojos e imagino los signos
de un lenguaje universal.

Busco razones mientras palpito tristezas atónitas
que se derraman en las grietas
de este corazón perplejo.
Cuando el alba abre caminos, absorta,
la lucidez se espanta.
¿Con qué veneno ahogamos la insistencia
y la ilusión?

—De nadie es la luz de la distancia,
ninguno es dueño del color con que atardece.
La conciencia navega milenios para llegar aquí
y fuerza un corazón de oro
en medio de la piedra.

—Hay alamedas heridas de sed,
pájaros agónicos con estertores de pánico,
pequeños peces luchando
contra el barro azul de los inviernos.
Hay manos tibias de mujer a lo largo de mi espalda
y golpes brutales en la carne de la vida.

—Sentí tu presencia en todas partes.
Ahora los años acosan para siempre
y son silencios en el fondo de un gesto.

———

 

El cuerpo es sólo pasado en esta inmediatez

 

Busco respuestas en un rostro antiguo.
Cierro los ojos e imagino gestos en el cielo,
pretendo encerrar en una voz
el arcano de la noche universal.
Quiero intentar la vida en la palabra,
el agua en el gesto y la tierra en el amor.
Insisto en creer que no ha sido en vano,
que los pasos alimentan el suelo
y que cada instante es un grito que busca eternidad.

Siento que la quietud es un futuro
al que nadie está esperando.

—Guardé los imanes y los espejos,
el mercurio, el silicio,
y todo lo demás que la razón no aferra.
Olvidé la incomprensión de la materia
y su ojo ciego,
la espera y las derrotas que la hacen injusta,
las noches y los ruidos cuando aturden
la esperanza.

—Guardé la fruta indecisa
que de mano en mano derrama miseria
y presagia dolor.
Olvidé este terco fingir que estamos juntos
para desistirlo y vencerlo.

La oscuridad es luz en las puertas de tu casa
o polvo de hueso en un reloj de arena.

 

—*

Anuncios

Posted in RICARDO RUBIO | Etiquetado: , , | 1 Comment »

MÉTODOS PARA AHOGAR CON LA NARIZ, poemas de Cesc Fortuny i Fabré

Posted by epanadiplosis en 27 febrero, 2019

Cesc Fortuny i Fabré

Presentado por ediciones La náusea, epub de libre bajar en
https://lanausea2000.blogspot.com/p/ln-ediciones.html

MÉTODOS PARA AHOGAR CON LA NARIZ
de Cesc Fortuny i Fabré

Comentario de Jaume Vendrell Ginel

“¡Déjame en paz!

Me piden que lo insulte
que lo vapulee, que lo ridiculice

Pero a mí me dan más risa sus hijos”


¿Será este profundo dolor de cabeza el causante de que todo sea tan denso y real? Sobre la mesa hay un pájaro que se convierte en ceniza y una botella de vino a medias. Para colmo, hace ya mucho que huele mal en estas calles desoladas, extremadamente mal. Un insoportable hedor a carne putrefacta ha cometido el mayor de los delitos en este mundo apocalíptico que osamos destruir desde el origen de las conciencias: privar de libertad al sentido del olfato. Se ha apoderado la peste de todo y de todos, es el monopolio de la mierda contra las fosas nasales; todo huele a podrido. Es el fin. Entonces nos las tenemos que ingeniar para describir los olores que nos fueron arrebatados con todo tipo de artimañas, practicando el arte de la sinestesia como lo hacían Rimbaud y sus socios simbolistas, construyendo y deconstruyendo jeroglíficos para narrar lo que no olemos, lo que nos fue privado por tal vez un acto caprichoso del organismo.
Es el primer golpe, la carta de presentación de este “Métodos para ahogar con la nariz”; son las credenciales con las que el amigo Fortuny se dispone a arremeter contra todo lo relacionado con la sociedad occidental, y en consecuencia, contra todo dogma católico (aunque en este lodazal que nos compete, paradójicamente, el cuerpo que viste nuestras almas no ha de ser necesariamente un modelo a seguir en vida para alcanzar el paraíso, sino que gracias al yugo que soportamos desde que abandonamos el coño de la madre, “la culpa”, optamos por la autodestrucción hasta el cese de la luz, convirtiéndonos así en un triste recuerdo abocado a caer sin remedio por los ojos de los seres queridos).
Cargadas de innumerables e innombrables códigos cabalísticos, con un carácter simbólico me atrevería a decir que insultante, las páginas de este poemario nos muestran el camino hacia la única redención posible del ser humano de occidente al que nos referimos: la búsqueda del Santo Grial (para el Budismo “Disco solar” o rueda del dharma; para el Taoísmo, representado en el vaso de Kwan Ying, la Virgen Celestial taoísta que encarna la armonía, sabiduría, compasión y pureza) como alegoría de la salvación a nivel espiritual dentro de cada uno de nosotros (sin pasar por alto las leyendas caballerescas medievales del rey Arturo y su mesa redonda, prueba de ello el caballero Parfisal, nombrado en el poema “Bukake con Wagner de fondo”) o en su defecto, desaparecer arrastrando el “mea culpa” atribuido para que así, los futuros cimientos, sean más sólidos si cabe.

“como nuestra miserable
permanencia; resígnate y echemos a correr
como unos hijos de la gran puta
descendiendo al infierno celeste
trascendiendo al universo
de las Coca-Colas


¡Solve et Coágula!“

Y es sobre este latinismo tatuado a fuego en sus antebrazos, donde el autor, calzado con una cabeza de macho cabrío, vistiendo cuerpo de hombre y alas, surfea sobre los siete principios universales, pero sobre todo haciendo hincapié en el concepto, o mas bien dicotomía de la “creación-disolución”, o “construcción- deconstrucción”, porque todo proceso de transformación es a la vez un proceso destructivo y constructivo, ya que un nuevo orden requiere la destrucción del anterior.
Con todo, Fortuny se nos presenta como el mesías. El profeta portador de un único virus: la verdad (y no precisamente la que nos han transmitido los vencedores por los siglos de los siglos); la dura ascensión entre montañas y montañas de basura para ya en la cima darnos de bruces contra lo evidente: kilómetros y kilómetros de mierda hasta la línea del horizonte; y más allá.
Cabe destacar también las fórmulas narrativas que utiliza el autor para el posterior desarrollo de los poemas que nos competen, donde en la mayoría de los casos, los protagonistas, son animales.
Ya sea para contar la vida sorteando una especie de censura prefabricada y tormentosa, y con ello los vicios del hombre y la sociedad que se presume detesta; ya sea porque una de las pocas vías – sino la única – que tiene el hombre de formar parte de la naturaleza es volver a su estado más salvaje, o simplemente para ordenar en versos los retales de sus pesadillas, el autor, dota al conjunto de los textos de elementos de difícil interpretación, algo así como una pulsión onírica que nace del subconsciente y que se adhiere a las raíces ocultas de las fábulas de toda la vida (aunque aquí, con perdón para Esopo y Samaniego, la cigarra no es más imbécil y despreocupada que la hormiga trabajadora), incluida la moraleja como sentencia (siempre con un fondo de armario mucho, pero que mucho más salvaje):

“Tengo el antipolillas que me pediste
los culos de los mandriles son hermosos
porque reflejan la luz en tonos rosa
si no eres ningún insecto
el antipolillas no va a suicidarte”

o

“Sáltate la intro y ve directo a los muertos
y ve directo al sexo
y cósete la boca


los patitos rondan las guarderías”

En definitiva, nos encontramos ante una crítica social arrolladora al más puro estilo William S. Burroughs y su “Almuerzo desnudo” (aunque aquí la República de Libertonia es sustituida por Valdepeñas, Segovia, Tenerife, Astorga, Algeciras, Salamanca o Majadahonda, y donde el Dr. Benway, el “Total desmoralizador”, se multiplica y manifiesta en todas y cada una de nuestras podridas conciencias) donde la culpa (no pocas veces representada en trastornos de anorexia y bulimia en la serie de poemas “Ofelia y las vomitadoras”, en “Barbie fagocita su acné”, o en “El amor de los michelines vomitados”) y los hilos dogmáticos que la sostienen, arremeten contra los hijos semidesnudos del Dios todopoderoso: ¡Uno y trino! ¡Uno y trino!

 

Jaume Vendrell Ginel
Granada, febrero de 2019

———

cariñosos pollos oso

Los Pollos Oso están confusos
no saben si tienen pico o garras.

Están soberbios con sus abrigos
en la guerra tienen poco aguante.

Son muy suyos los Pollos Oso
no perdonan a sus mayores

… ni cuando estos ya no olisquean.

Los Pollos Oso caerán enfermos
no pueden parar de masturbarse.

Con sus sinrazones y sus colmillos
los Pollos Oso amarillean con los años.

Se joden con la lluvia y no comen
los jueves, si es invierno.

Los Pollos Oso tienen bastante
con un par de amigas azuladas.

Ahora los Pollos Oso ya no
son como los de antes.

Comen tinta y se tiran pedos.

¡Ay! Cariñosos Pollos Oso
¡Ay! Cariñosos Pollos Oso

masturbación lunar IV.III

La luna se masturba y yo tengo cistitis
en eso consiste la democracia,
no tenemos nada en común y no osamos odiarnos.

En tres movimientos te arranco un ojo,
en tres movimientos noto erección,
la luna se masturba y yo me quito el barro.

Entre ellos no se nos nota hinchados,
son gordos y rojos, como sandías
pero ella no pierde tiempo y en cuanto puede
se quita el polvo de la entrepierna.

Si te tengo que dar dinero
prefiero que cortes el césped,
prefiero que cortes el césped de mi casa, ¡sí!
Prefiero tener una casa con césped
que ir de putas.

los gusanos desalmados

¿los gusanos tienen alma cuando fabrican seda?

Marco Polo dice que no,
que se lo han dicho las voces:
los gusanos desalmados,
los gusanos de Doña Inés
que le pudren las entrañas,
tan ásperos y risueños,
tan juguetones y rezumantes;
y con los ojos recién peinados,
y con su cháchara estrafalaria,
con ese ir y venir de gusano.

los gusanos tienen cisternas

todos ansiamos agusanarnos
para reír entre dientes,
para competir por las muelas,
en hogueras para freír,
para tener cisternas,
ser queridos, y ser protecciones
colirio y osmosis en verde,
y azuladas formas que provocan estupefacción
¿acaso no sienten lo mismo,
el amado en su cama y el gusano en su cubil?
nos quieren y nos respetan
el magullar del desierto,
las fosas nasales.

Los fermentos caucasianos tienen
raspados vaginales, y no
no tienen alma para seguir siendo gusanos.

—*

Posted in CESC FORTUNY I FABRÉ, JAUME VENTRELL GINEL | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

POESÍA DE EDUARDO DALTER, Buenos Aires, Argentina.

Posted by epanadiplosis en 6 abril, 2018

Eduardo Dalter (1947)

 7 poemas de Eduardo Dalter

DESTELLOS EN LA NOCHE

 

De esta arboleda
tomá tu color
o tu desdicha; y tomá
tu mar, tu vaso…
Todo suena, pareciera,
a nueces secas. Pero
también suena un río
grandioso
que aún no escuchas.

*

DESPUÉS DE TODO

Después de las
tormentas
y de todos los
granizos,
inclusive después
de creer
que poco o nada
es posible,
ninguna hora,
ningún río,
después de los
entierros o
destierros,
o cuando parece
que el aire
se aquieta o se
cancela,
ahí se abre la flor,
y dice,
como si fuera
el primer día.

*

LOS ÁRBOLES

 

Los árboles
son extraños;

saben algo
que repiten;

las semillas
los piensan,

los desean
y los hacen,

profundas e
incesantes,

contra la sed,
contra la noche

*

Hay un camino
aún no atascado,

aún ni pensado,
que comienza

en la punta justo
de tus pies; hay

un camino; hay,
hay un camino.

*

Como a cada beso lo borra
el viento que sopla y sopla,

ella pocea y pocea la arena,
pareciera, con más fuerza;

es el viento húmedo, poceado,
que escribe, escribe, escribe.

*

Los caminos se abren
o se cierran
según sean tus cauces.
Silban vientos altos
o silban víboras.
Se arroja
la marea, o apenas
se anilla
en dibujo leve
el charco.
Tú trazas tu mapa
y lo respiras.

*

BAYLEY

Mientras vemos hoy una pared
donde existe abierta una ventana,
él abría una, dos ventanas
donde se alzaba una pared.

o o o

 

Eduardo Dalter nació en Buenos Aires en 1947. Poeta, investigador cultural y difusor de la poesía latinoamericana.  Colaboró en las revistas culturales “Crisis” de Buenos Aires, “Shantih Magazine” de Nueva York, “Casa de las Américas” de La Habana, “Revista Nacional de Cultura” de Caracas, “Alero” de la Universidad de Guatemala, entre otras. Durante los años de la última dictadura militar de su país vivió en el Oriente venezolano y en la ciudad de Maracaibo. Dio conferencias y participó de encuentros internacionales (por ejemplo, en el Ginsberg Tribute, en el Central Park, Nueva York, en la Feira do Livro, en Brasilia, y en el 25º Festival Internacional de Poesía de Medellín). En el lapso 1994-2002 dirigió la revista de poesía latinoamericana “Cuaderno Carmín”. Durante el bienio 2004-2005 diseñó y dictó los seminarios de poesía latinoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Algunos de sus poemarios: “Aviso de empleo”, 1971; “Las espinas del pescado”, 1973; “En las señales terrestres”, 1975; “En la medida de tus fuerzas”, Ediciones Cantaclaro, Maracaibo, 1982; “Versus” (1971-1984), incluye “Estos vientos”, 1984; “Silbos”, 1986; “Hojas de sábila”, 1992; “Aguas vivas”, 1993; “Las costas del golfo”, Ediciones Mucuglifo, CONAC, Mérida, 1995 (el autor residió en Güiria, poblado costero venezolano, durante 1977 y 1978 y a esa experiencia corresponden los textos); “Mareas”, 1997; “N. Y. Postales para enviar a los amigos”, 1999; “Almendro de naufragio”, 2000; “Bocas baldías”, 2001; “Marcha de los desocupados”, 2002; “El mercado de la muerte”, 2004; “Macuro”, 2005; “Hojas de ruta” (1984-2004), 2005; “Canciones olvidadas”, Editorial Recovecos, Córdoba, Argentina, 2006; “7 poemas”, 2007; “Cuatro momentos”, 2009; “Dos cigarrillos para Eliot”, 2015. Y en soporte digital: “18 poemas”, 2015, y “21 poemas – La hora de los zorros”, 2016. En prosa (estudios, antologías): “El periódico Alberdi y sus poetas”, 2000; “Historias, personajes y leyendas de Villa Luzuriaga”, 2011; “Harlem: los blues de la historia” (Un siglo de poesía), Editorial Leviatán, 2014; “Viento Caribe” (Poesía de Guadalupe, Guayana, Martinica y Haití; selección e investigación en coautoría con María Renata Segura), Editorial Leviatán, 2014.

Posted in EDUARDO DALTER | Etiquetado: | 1 Comment »

Amalia Mercedes Abaria

Posted by epanadiplosis en 4 abril, 2018

Poemas de Amalia Mercedes Abaria

 

foto amalia copia

 

POESÍA

Dónde tu palabra Poesía?
En qué abismo azul, o labio
escondido, en qué cielo
buscarte.
¿Hay que atravesar el hueso,
la sangre, el alma
de tu lengua de relámpago?

Tengo que encontrar
tu palabra, Poesía …

 

BUSCO UN AGUA

Esta desnudez del agua
es la que busco
o una noche clara, muy clara.

Donde el árbol sólo sea raíz
una larga raíz hacia grietas
hombres, cruces, o
un puro dolor cerca del mar.

Un agua es la que busco
sin nombres, olvidada
casi el sueño de alguien,
una orilla de cuarzos.

Alguna vez la he sentido.
Sí, perfecta
como un instante blanco.
Un pájaro se acerca
con la rosa del agua.
¿Eres tú?

 

AGUA Y PÁJAROS

Silencioso en sosiego
mi sueño de pájaro
en una rama de agua.

No quiero que seas
una herida de fuente
sino cuerpo en la vida
o nervio de rocío,
multitud de cascada.

Qué nave tomaremos
en el destino final
(los muertos irán lejos, lejos
al país secreto
de helechos y palomas).

¿Qué haremos en la ciudad
sin pájaros?
Qué nueva ausencia vendrá
con su dolor de aguja
y sólo esperaremos
una noche de lluvia.

 

DE LA TIERRA SECA

Un despiadado gris,
una mano cerrada
o una fosa vacía
con pájaros sin canto.

Oh! Ausencia del agua
tiempo mutilado,
esqueletos sin forma.
Qué soledad de sombras
y sombras
cáscara de pergamino.

Como un lamento largo
con bocas de ceniza.
Cuánto silencio
en la planicie ciega.

Es un dolor de raíces
de cacerías muertas.
Y el alma de la tierra
llora, llora.

Un corazón apagado
sufre como la tierra.

Y un árbol cae y se estremece.

 


AMALIA MERCEDES ABARIA n
ació en Buenos Aires. Es Poeta y Licenciada en Sociología (UBA). Estudió Análisis Transaccional y Grupos Operativos, entre otros estudios. Publicó en poesía: ‘DEL LADO DE LA VIDA’ (1984); ‘CAMINOS’ (2009); ‘EL MUSGO Y LA CALMA’ (2013); y ‘BUSCO UN AGUA’ (Primer Premio en Poesía del XIV Concurso Internacional Hespérides de Cuento y Poesía, 2017).

Posted in AMALIA MERCEDES ABARIA | Etiquetado: , | Leave a Comment »

HERO CARMINA, nuevo poemario de Ricardo Rubio

Posted by epanadiplosis en 27 febrero, 2018

HERO – CARMINA, de Ricardo Rubio – Poemas, 2017-2018
Texto de contratapa de Aníbal Zvorak

Texto de Aníbal Zvorak

Posted in ANIBAL ZVORAK, RICARDO RUBIO | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

RICARDO RUBIO y FEDORIO KOWAL (1998)

Posted by epanadiplosis en 4 noviembre, 2012

Ricardo Rubio y Fedorio Kowal en un acto de La Luna Que (1998)

Posted in FEDORIO KOWAL, RICARDO RUBIO, Sin categoría | Etiquetado: , | Leave a Comment »

MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ, RICARDO RUBIO y ALBERTO LUIS PONZO (2001)

Posted by epanadiplosis en 4 enero, 2012

Miguel Ángel González, Ricardo Rubio y Alberto Luis Ponzo

Entrega de Distinción Honorífica por una vida llena de Poesía a Alberto Luis Ponzo por parte del Grupo Literario La Luna Que, el 17 de marzo de 2001.

Posted in ALBERTO LUIS PONZO, MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ, RICARDO RUBIO | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

MARCELA GIACOBBO (1997)

Posted by epanadiplosis en 4 enero, 2012

Marcela Giacobbo en La Luna Que

Posted in MARCELA GIACOBBO | Etiquetado: | Leave a Comment »

MARTINA CARACOTCHE (1997)

Posted by epanadiplosis en 4 enero, 2012

Martina Caracotche

En el I CONGRESO INTERNACIONAL DE POETAS Y ESCRITORES DE SAN MARCOS SIERRAS Y CRUZ DEL EJE 1997, organizado por el poeta Andrés Utello.

Posted in MARTINA CARACOTCHE | Etiquetado: | Leave a Comment »

CARMEN MORENO y LUCÍA CARMONA (2002)

Posted by epanadiplosis en 4 enero, 2012

Carmen Moreno de Mercado y Lucía Carmona

En el SEXTO ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE POETAS Y ESCRITORES “CIUDAD DE TODOS LOS SANTOS DE LA NUEVA RIOJA” 2002. 24, 25 y 26 de octubre de 2002, provincia de La Rioja.

Posted in CARMEN MORENO, LUCÍA CARMONA | Etiquetado: , | Leave a Comment »

 
Revista Guka

Buenos Aires, Argentina

Revista Literaria Dársena Sur

Poetas, Escritores, Libros - Desde Buenos Aires, Argentina

POESÍA UNIVERSAL CONTEMPORÁNEA

El tiempo es el mejor antologista, o el único, tal vez. (Jorge Luis Borges)

SCA´Blog

Bienvenido a la pagina de Abre tus manos

Revista "La Quimera"

Espacio colectivo en donde el arte converge en una quimera.

elblogdelur

locuras, corduras, en fin... de todo un poco...

cristian sabau

allez, allez, revenez...

Ricardo Rubio - Bitácora

Intención verbal

EPANADIPLOSIS

Libros - Notas - Comentarios

~El carpe diem en su mejor verso

"La inspiración te busca, deja que te encuentre aquí."

La letra pequeña crece

Cosas que se me pasan por la cabeza y que me atrevo a escribir...

La realidad alterna

Poesías, relatos, diario de sueños

DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Bitácora nostálgica, de un cubano que vive hace más de dos décadas en Suecia

Literatura en papel

Ensayos - Notas - Reseñas